Publicado: 15 de Septiembre de 2017 a las 10:00

Desde Eurotarimas, queremos transmitirle una serie de consejos para el correcto cuidado de su tarima, dentro de nuestro servicio post-venta, y a fin de que pueda prolongar la vida óptima de su tarima y disfrutar de su nuevo suelo con total garantías.

Tarimas de exterior: Aunque la instalación efectuada de acuerdo con la instrucciones previstas en la ficha de instalación está preparada para resistir durante largo  tiempo unas condiciones de uso normales, es decir, peatonales, sin tránsito de vehículos, ni presencia de elementos que puedan acelerar su erosión), es preceptivo controlar periódicamente su estado para garantizar su seguridad, tanto aqctiva  como pasiva, por tiempo indefinido.

Aspecto físico: La aplicación periódica de los aceites le ayudará a mantener por más tiempo las cualidades estéticas de la tarima. Se recomienda el uso al menos una vez al año,  preferiblemente al comienzo de la época estival, el momento más propicio para el disfrute de la tarima.

Si por caída de objetos pesados o algún otro accidente resultará dañada la superficie de la tarima, con riesgo de formación  de astillas, deberá lijarse cuidadosamente la zona afectada hasta restituir la calidad original del acabado. Si esta operación no resultara suficiente, deberá substituirse la zona afectada con nueva tarima.

Instaladas a la intemperie, y bajo condiciones ambientales especialmente severas, además del proceso natural de decoloración superficial por efectos de los rayos UVA puede aparecer micro fisuras en la superficie y las testas de las tablas, sin que ello suponga una merma apreciable  en las propiedades de durabilidad de la instalación. Estos efectos pueden paliarse además de con la renovación periódica de los productos de cuidado mencionados, procurando que la tarima mantenga un nivel higrotérmico lo más estable  posible mediante el riesgo directo o por aspersión diario.

Higienización: Los registros practicables dispuestos antes de la instalación permitirán al acceso a la infraestructura para el control  permanente de las condiciones de la evacuación de agua y la aplicación de tratamientos de limpieza y desinfecciones mediante agua a presión, a la que pueden incorporarse bactericidas y fungicidas adecuados si se considera oportuno.

La renovación  periódica del aceite por su contenido en agentes fungicidas e insecticidas, también contribuye a preservar las condiciones higiénicas de la tarima. Estos productos son completamente inocuos a animales, personas o plantas.

Tarimas laminadas: Para conseguir una belleza duradera de un laminado coloque protecciones de fieltro en las patas de los muebles. Utilice siempre trapos humedecidos o aspiradoras con cepillo integrado, de forma que la estructura de aluminio no ralle el suelo.

Eurotarimas S.L. ofrece una amplia gama de productos especialmente desarrollados para el cuidado y mantenimiento de este tipo de tarimas flotantes.